¿Qué es la enfermedad boca-mano-pie y cómo se trata?

La enfermedad boca-mano-pie es una infección viral común que afecta principalmente a niños menores de 5 años. Se caracteriza por la aparición de ampollas y llagas en la boca, manos y pies, así como también puede causar fiebre y malestar general. Aunque esta enfermedad puede ser incómoda para los niños, generalmente no es grave y se puede tratar en casa con cuidados adecuados.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad boca-mano-pie?

Los síntomas de la enfermedad boca-mano-pie pueden variar de un niño a otro, pero generalmente incluyen:

  • Ampollas y llagas en la boca, manos y pies.
  • Fiebre alta, que puede durar de 3 a 7 días.
  • Malestar general, con síntomas similares a los de un resfriado común, como dolor de garganta, tos y congestión nasal.
  • Pérdida de apetito y dificultad para comer debido al dolor en la boca.

En algunos casos, los niños también pueden presentar ampollas en los glúteos y la zona genital. Los síntomas suelen aparecer de 3 a 7 días después de la exposición al virus.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad boca-mano-pie?

El diagnóstico de la enfermedad boca-mano-pie se basa generalmente en la observación de los síntomas característicos. Sin embargo, en algunos casos, el médico puede tomar una muestra de las ampollas o de las secreciones de la garganta para confirmar la presencia del virus. Esto se realiza mediante una prueba de laboratorio.

Es importante señalar que la enfermedad boca-mano-pie tiene síntomas similares a otras infecciones virales, como el resfriado común o la varicela. Por lo tanto, es fundamental consultar con un médico para obtener un diagnóstico preciso.

Tratamiento de la enfermedad boca-mano-pie

No existe un tratamiento específico para la enfermedad boca-mano-pie, ya que es una infección viral que debe seguir su curso natural. Sin embargo, existen medidas que se pueden tomar para aliviar los síntomas y acelerar la recuperación:

  1. Mantener al niño hidratado: es importante asegurarse de que el niño beba suficientes líquidos para prevenir la deshidratación debido a la dificultad para comer y beber causada por las ampollas en la boca.
  2. Controlar la fiebre: si el niño tiene fiebre, se pueden administrar medicamentos antipiréticos recomendados por el médico para reducir la temperatura corporal.
  3. Aliviar el dolor y la incomodidad: aplicar cremas o geles tópicos que contengan anestésicos locales puede ayudar a aliviar el dolor causado por las ampollas en la boca y reducir la incomodidad al comer y beber.
  4. Evitar el contagio: debido a que la enfermedad boca-mano-pie es altamente contagiosa, es importante tomar medidas para prevenir su propagación, como lavarse las manos con frecuencia, evitar el contacto cercano con personas infectadas y desinfectar los objetos y superficies que puedan estar contaminados.
Leer:  ¿Es seguro usar mochilas portabebés con mi bebé?

¿Cuánto tiempo dura la enfermedad boca-mano-pie?

La duración de la enfermedad boca-mano-pie puede variar, pero generalmente los síntomas desaparecen en un período de 7 a 10 días. Durante este tiempo, es importante que el niño descanse lo suficiente y se mantenga alejado de la escuela u otras actividades donde pueda contagiar a otros niños.

Es posible que las ampollas y llagas en la boca y las manos se conviertan en costras antes de curarse por completo. Es importante evitar rascar o romper las ampollas para evitar infecciones secundarias.

Prevención de la enfermedad boca-mano-pie

Para prevenir la enfermedad boca-mano-pie, es importante seguir algunas medidas de higiene básicas:

  • Lavarse las manos regularmente con agua y jabón, especialmente después de ir al baño, cambiar pañales y antes de comer o preparar alimentos.
  • Evitar el contacto cercano con personas infectadas, especialmente si tienen ampollas y llagas visibles.
  • Desinfectar objetos y superficies que puedan estar contaminados con el virus, como juguetes, utensilios y mesas.
  • Enseñar a los niños a cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, preferiblemente con un pañuelo desechable o con el codo.
  • Evitar el contacto con las heces de las personas infectadas, ya que el virus también puede estar presente en las deposiciones.

Conclusiones

La enfermedad boca-mano-pie es una afección viral común en la infancia, que se caracteriza por la aparición de ampollas y llagas en la boca, manos y pies. Aunque puede resultar incómoda para los niños, generalmente no es grave y se puede tratar en casa con cuidados adecuados.

El diagnóstico de la enfermedad boca-mano-pie se basa en la observación de los síntomas característicos, aunque en algunos casos puede ser necesario realizar pruebas de laboratorio para confirmar la presencia del virus.

Leer:  Consecuencias de respirar por la boca en vez de por la nariz

No existe un tratamiento específico para la enfermedad boca-mano-pie, por lo que se centra en aliviar los síntomas y acelerar la recuperación. Es importante seguir medidas de prevención básicas para evitar la propagación de la enfermedad.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *