Niños y bebés: infecciones comunes en verano

Los niños y bebés son especialmente vulnerables a las infecciones durante el verano. Los cambios bruscos de temperatura, la exposición al sol, el contacto con el agua y la convivencia con otros niños en espacios cerrados favorecen la propagación de virus y bacterias. A continuación, te presentamos las infecciones más comunes que afectan a los más pequeños durante esta época del año.

Infecciones respiratorias

Las infecciones respiratorias son muy frecuentes en los niños durante el verano. El aire acondicionado, el cambio de temperatura entre el interior y el exterior de los espacios, y la exposición a corrientes de aire pueden irritar las vías respiratorias y provocar infecciones como resfriados, faringitis y bronquiolitis.

La mejor manera de prevenir estas infecciones es mantener una higiene adecuada, lavando las manos de los niños con frecuencia y evitando el contacto con personas enfermas. Además, es importante abrigar a los niños correctamente para evitar cambios bruscos de temperatura y proteger su garganta y nariz con bufandas y gorros.

Algunos síntomas de las infecciones respiratorias en niños son:

  • Tos
  • Secreción nasal
  • Dolor de garganta
  • Fiebre

Consejos para prevenir infecciones respiratorias

Para prevenir las infecciones respiratorias en los niños durante el verano, es importante seguir estas recomendaciones:

  1. Lavar las manos con agua y jabón con frecuencia.
  2. Evitar el contacto con personas enfermas.
  3. Abrigar adecuadamente a los niños para evitar cambios bruscos de temperatura.
  4. Ventilar correctamente los espacios cerrados.
  5. Evitar el uso excesivo del aire acondicionado.

Infecciones de la piel

El verano es la época del año en la que más tiempo pasamos al aire libre, lo que aumenta el riesgo de sufrir infecciones de la piel en niños y bebés. Las altas temperaturas, la humedad y el contacto con superficies contaminadas son factores que favorecen la aparición de infecciones como el pie de atleta, las quemaduras solares y las picaduras de insectos.

Leer:  Las madres no perciben correctamente la obesidad en sus hijos

Para prevenir estas infecciones es importante proteger la piel de los niños con ropa adecuada, aplicar protector solar, evitar el contacto con superficies contaminadas y utilizar repelente de insectos.

Algunos síntomas de las infecciones de la piel en niños son:

  • Enrojecimiento
  • Picazón
  • Dolor
  • Hinchazón

Consejos para prevenir infecciones de la piel

Para prevenir las infecciones de la piel en los niños durante el verano, es importante seguir estas recomendaciones:

  1. Proteger la piel con ropa adecuada.
  2. Aplicar protector solar cada 2 horas.
  3. Evitar el contacto con superficies contaminadas.
  4. Utilizar repelente de insectos.
  5. Lavar y desinfectar las heridas correctamente.

Infecciones gastrointestinales

Las infecciones gastrointestinales son muy comunes en los niños durante el verano, principalmente debido al consumo de alimentos o agua contaminados. Los virus y bacterias presentes en estos alimentos pueden causar diarrea, vómitos y deshidratación en los más pequeños.

Para prevenir estas infecciones es fundamental mantener una buena higiene tanto en los alimentos que consumimos como en nuestras manos. Es importante lavar y desinfectar correctamente las frutas y verduras, así como cocinar los alimentos a temperaturas adecuadas. Además, se recomienda ofrecer agua potable a los niños y evitar el consumo de alimentos en la calle.

Algunos síntomas de las infecciones gastrointestinales en niños son:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Deshidratación

Consejos para prevenir infecciones gastrointestinales

Para prevenir las infecciones gastrointestinales en los niños durante el verano, es importante seguir estas recomendaciones:

  1. Lavar y desinfectar frutas y verduras correctamente.
  2. Cocinar los alimentos a temperaturas adecuadas.
  3. Evitar el consumo de alimentos en la calle.
  4. Ofrecer agua potable a los niños.
  5. Lavar las manos antes de comer o preparar alimentos.

Infecciones oculares

Las infecciones oculares son muy comunes en los niños durante el verano, principalmente debido a la exposición al sol, al cloro de las piscinas y a la falta de higiene en las manos. La conjuntivitis es una de las infecciones oculares más frecuentes en los más pequeños durante esta época del año.

Leer:  ¿Cómo puedo alentar a mi bebé a gatear?

Para prevenir las infecciones oculares es importante proteger los ojos de los niños utilizando gafas de sol, evitar el contacto con el agua de las piscinas si tienen los ojos irritados y lavar las manos con frecuencia.

Algunos síntomas de las infecciones oculares en niños son:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Picazón
  • Lagrimeo
  • Sensación de cuerpo extraño

Consejos para prevenir infecciones oculares

Para prevenir las infecciones oculares en los niños durante el verano, es importante seguir estas recomendaciones:

  1. Utilizar gafas de sol para proteger los ojos.
  2. Evitar el contacto con el agua de las piscinas si tienen los ojos irritados.
  3. Lavar las manos con frecuencia.
  4. Evitar frotarse los ojos con las manos sucias.
  5. No compartir toallas ni utensilios de maquillaje con otras personas.

En resumen, es fundamental tomar medidas preventivas para proteger a los niños y bebés de las infecciones comunes durante el verano. Mantener una buena higiene, proteger la piel, evitar el consumo de alimentos contaminados y proteger los ojos son acciones clave para garantizar la salud de los más pequeños en esta época del año.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *