El ‘método canguro’ reduce las secuelas en los niños prematuros

El método canguro es una técnica de cuidado neonatal que ha demostrado ser altamente beneficiosa para los niños prematuros. Consiste en mantener al bebé en contacto piel a piel con su madre o su padre, brindándole calor, protección y alimentación. Este método ha demostrado reducir las secuelas en los niños prematuros y promover su desarrollo de manera óptima.

Beneficios del método canguro

El método canguro ofrece una serie de beneficios para los niños prematuros y sus padres. A continuación, se presentan los más destacados:

Reducción de la mortalidad

El cuidado canguro ha demostrado disminuir significativamente la tasa de mortalidad en los bebés prematuros. Al estar en contacto directo con la madre o el padre, los bebés reciben el calor necesario para mantener su temperatura corporal estable, lo que les ayuda a conservar la energía y a regular su respiración. Además, esta técnica fomenta la lactancia materna, proporcionando a los bebés los nutrientes esenciales para su desarrollo.

Estimulación del vínculo afectivo

El contacto piel a piel entre los padres y el bebé prematuro fortalece el vínculo afectivo entre ellos. Esta cercanía física favorece el desarrollo emocional del niño, creando un ambiente de seguridad y confianza. Los padres, a su vez, tienen la oportunidad de sentirse más involucrados en el cuidado de su hijo, lo que les brinda una sensación de empoderamiento y satisfacción.

Promoción del desarrollo neurosensorial

El método canguro estimula el desarrollo neurosensorial de los bebés prematuros. Al estar en contacto directo con la piel de sus padres, los bebés experimentan estímulos táctiles, auditivos y olfativos que ayudan a fortalecer su sistema nervioso. Estos estímulos favorecen el desarrollo de habilidades cognitivas y motoras, así como la maduración del sistema nervioso central.

Leer:  Prolongar el consumo de leche materna podría provocar ECV

Implementación del método canguro

La implementación del método canguro requiere de una serie de cuidados y precauciones. A continuación, se detallan algunos aspectos clave:

Preparación del ambiente

Es importante crear un ambiente tranquilo y cálido para implementar el cuidado canguro. Se recomienda mantener una temperatura ambiente adecuada y minimizar ruidos y estímulos que puedan perturbar al bebé. Además, es fundamental contar con un lugar cómodo donde la madre o el padre puedan sentarse o recostarse para sostener al bebé en posición canguro.

Supervisión y apoyo médico

El cuidado canguro debe ser supervisado y guiado por un equipo médico especializado. Los profesionales de la salud brindarán las indicaciones necesarias para garantizar la seguridad y el bienestar del bebé y de los padres. También ofrecerán apoyo emocional y responderán a cualquier duda o inquietud que pueda surgir durante la implementación del método canguro.

Gradualidad en la implementación

La implementación del cuidado canguro puede realizarse gradualmente, según las necesidades y condiciones del bebé y los padres. Es posible comenzar con períodos cortos de contacto piel a piel e ir aumentando gradualmente la duración. Esta gradualidad permite que tanto el bebé como los padres se vayan adaptando paulatinamente al método canguro.

Impacto a largo plazo

El método canguro no solo tiene beneficios inmediatos, sino que también tiene un impacto a largo plazo en la salud y el desarrollo de los niños prematuros. A continuación, se mencionan algunos de los efectos positivos a largo plazo:

Mejora en el desarrollo cognitivo

Los niños prematuros que han sido cuidados con el método canguro tienden a presentar un mejor desarrollo cognitivo en comparación con aquellos que no han sido sometidos a esta técnica. El contacto piel a piel y el estímulo sensorial promueven el desarrollo de habilidades cognitivas, como el razonamiento, la memoria y el aprendizaje.

Leer:  ¿Qué puedo hacer si mi bebé tiene problemas para dormir boca abajo?

Aumento de la independencia emocional

El cuidado canguro fortalece el vínculo afectivo entre los padres y el bebé, lo que contribuye a que el niño desarrolla una mayor independencia emocional a largo plazo. Los niños prematuros que han experimentado el método canguro tienen más capacidad para establecer relaciones saludables y enfrentar situaciones desafiantes con mayor resiliencia emocional.

Reducción del estrés y la ansiedad

El contacto piel a piel y la cercanía con los padres ayudan a reducir el estrés y la ansiedad en los niños prematuros. Esta sensación de seguridad y bienestar se mantiene a lo largo del tiempo, contribuyendo a que el niño afronte de manera más tranquila y positiva situaciones estresantes en su vida.

En resumen, el método canguro es una técnica altamente beneficiosa para los niños prematuros. Mediante el contacto piel a piel y la cercanía con sus padres, los bebés reciben el calor, la protección y la alimentación necesarios para su desarrollo óptimo. Esto reduce las secuelas en los niños prematuros y promueve su desarrollo neurosensorial, cognitivo y emocional. La implementación del método canguro requiere de cuidados especiales y supervisión médica, pero sus beneficios a largo plazo son significativos. ¡No dudes en utilizar esta técnica si tienes un bebé prematuro!

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *