El 65% de las apneas en niño son causadas por amígdalas

Las apneas en los niños pueden ser causadas por diversas condiciones, y una de las más comunes son las amígdalas inflamadas o agrandadas. Se estima que aproximadamente el 65% de los casos de apnea en niños se deben a problemas en las amígdalas.

¿Qué son las amígdalas y cuál es su función?

Las amígdalas son dos masas de tejido que se encuentran en la parte posterior de la garganta, a ambos lados de la úvula. Son parte del sistema linfático y forman parte de las defensas del organismo. Las amígdalas se encargan de filtrar las bacterias y virus que ingresan a través de la boca y la nariz, ayudando a prevenir infecciones en el cuerpo.

Cuando las amígdalas están sanas y funcionan correctamente, son de un tamaño normal y cumplen con su función de protección del organismo. Sin embargo, en algunos casos, las amígdalas pueden volverse inflamadas o agrandadas, lo que puede causar diversos problemas de salud, incluida la apnea en los niños.

¿Cuáles son las causas de la inflamación o agrandamiento de las amígdalas?

Existen diferentes factores que pueden causar la inflamación o agrandamiento de las amígdalas en los niños. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Infecciones recurrentes: Las amígdalas pueden inflamarse debido a infecciones recurrentes, como faringitis o amigdalitis. Estas infecciones suelen ser causadas por bacterias o virus.
  • Alergias: Algunos niños pueden presentar alergias que causan inflamación de las amígdalas.
  • Problemas de reflujo gastroesofágico: El reflujo ácido desde el estómago hacia la garganta puede causar irritación y inflamación de las amígdalas.
  • Genética: Existe una predisposición genética a tener amígdalas agrandadas, por lo que algunos niños pueden presentar este problema desde el nacimiento.
Leer:  Las autolesiones son más frecuentes entre las adolescentes

Es importante tener en cuenta que no todas las personas con amígdalas inflamadas o agrandadas experimentan apneas. Sin embargo, cuando las amígdalas son lo suficientemente grandes, pueden obstruir las vías respiratorias durante el sueño, lo que puede llevar a la apnea.

¿Cómo afectan las amígdalas agrandadas a la calidad del sueño?

Las amígdalas agrandadas pueden obstruir parcial o completamente las vías respiratorias durante el sueño, lo que dificulta la adecuada respiración. Esto provoca que el niño tenga interrupciones en su sueño y que no descanse correctamente. Además, las interrupciones en la respiración pueden llevar a una disminución en los niveles de oxígeno en el cuerpo, lo que puede ocasionar otros problemas de salud.

Los niños con amígdalas agrandadas y apnea del sueño suelen mostrar los siguientes síntomas:

  • Ronquidos fuertes durante el sueño.
  • Episodios de pausas en la respiración durante la noche.
  • Respiración ruidosa y agitada durante el sueño.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Problemas de atención durante el día.
  • Irritabilidad y cambios de humor.

¿Cuál es el tratamiento para las amígdalas agrandadas?

El tratamiento para las amígdalas agrandadas depende de la gravedad de los síntomas y del impacto que tengan en la vida del niño. En algunos casos leves, se pueden adoptar medidas conservadoras, como cambios en el estilo de vida y medicamentos para aliviar los síntomas. Sin embargo, en casos más graves, puede ser necesaria la cirugía para remover las amígdalas.

La cirugía de remoción de amígdalas, conocida como amigdalectomía, es un procedimiento común y seguro. Se realiza bajo anestesia general y generalmente no requiere de una hospitalización prolongada. La recuperación suele ser rápida, aunque es normal que el niño experimente molestias en la garganta durante unos días.

Leer:  El 50% de los niños asmáticos se trata sólo en las crisis

Prevención y cuidado de las amígdalas en los niños

Si bien en algunos casos las amígdalas agrandadas pueden ser inevitables, existen medidas que se pueden tomar para prevenir su inflamación y promover su salud en general. Algunas recomendaciones incluyen:

  • Mantener una buena higiene bucal y nasal: Enseñar a los niños a cepillarse los dientes regularmente y a utilizar enjuague bucal adecuado. También es importante mantener limpias las fosas nasales, utilizando soluciones salinas para lavarlas si es necesario.
  • Educarse sobre las alergias: Si su hijo tiene alergias, es importante conocer y evitar los desencadenantes para reducir la inflamación de las amígdalas.
  • Evitar el contacto con personas enfermas: Enseñar a los niños a lavarse las manos regularmente y a evitar el contacto cercano con personas que estén enfermas para reducir el riesgo de infecciones.
  • Realizar controles médicos regulares: Es importante llevar a los niños a consultas médicas periódicas para detectar cualquier problema de salud, incluyendo la inflamación de las amígdalas, de manera temprana.

En conclusión, las amígdalas agrandadas pueden ser una causa común de apnea en los niños. Es importante estar atentos a los signos y síntomas de la apnea del sueño y buscar atención médica si sospechas que tu hijo pueda tener este problema. Con un tratamiento adecuado, es posible mejorar la calidad de sueño y la salud en general del niño.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *